INSTALACIÓN DE AGUA Y CONTADORES INDIVIDUALES EN COMUNIDADES DE VECINOS

¿Quieres conocer el presupuesto aproximado de este tipo de obra en concreto?

Empieza Aqui

Así podrás tener una estimación más correcta del gasto que supondrá para tu comunidad y solicitar presupuestos conociendo las caracteristicas técnicas de la obra sin esfuerzo

Muchas comunidades de vecinos, debido a su antigüedad, tienen que reparar continuas averías de agua y necesitan renovar las conducciones viejas encargadas de llevar el suministro de agua a cada vivienda. Otras comunidades, en cambio, no tienen forma de contabilizar el consumo de agua individual de cada vecino ya que solo tienen un contador general que calcula el suministro total del edificio, lo que muchas veces causa conflictos entre los vecinos  a la hora de repartirse el pago de la factura.

Por eso, los vecinos y comunidades deciden renovar las tuberías de agua de su edificio y/o instalar contadores divisionarios para contabilizar el consumo real de agua de cada uno.

Instalación de contadores de agua individuales en comunidades

En muchos inmuebles hay un contador de agua comunitario y se reparte el gasto, no por el consumo que cada vivienda hace del agua, sino con arreglo al coeficiente de participación que cada finca tiene en el total. Esto tiene muchos inconvenientes y puede ser motivo de muchos conflictos vecinales ya que probablemente las viviendas donde viven menos personas tienen que pagar más agua de lo que quizá les correspondería si tuvieran que pagar únicamente lo que consumen. Otras veces la factura mensual tiene un importe excesivo y es necesario aumentar las cuotas de los vecinos o pagar una derrama, lo que genera quejas por parte de los vecinos que consideran que no han contribuido a ese consumo excesivo de agua.

La LPH (Ley de Propiedad Horizontal) dice en su artículo 9.1.c que todos los propietarios tienen la obligación de contribuir a los gastos comunes que no sean suceptibles de individualización. En este caso, el gasto del agua es individualizable, así que los propietarios que lo deseen están en su derecho a instalar un contador individual que permita conocer el consumo que corresponda a su vivienda o local. Es más, la individualización del consumo de agua mediante la instalación de contadores individuales evita el despilfarro de agua y contribuye a un uso racional del agua entre los vecinos. En este sentido, aunque la normativa de cada comunidad es diferente, hay ayuntamientos como el de Madrid que en 2006 implantó una Ordenanza de Gestión y Uso Eficiente del Agua que obliga a instalar contadores individuales para reducir el consumo en las viviendas.

Si quiere instalar un contador individual, es conveniente tratar el tema de la individualización del consumo de agua en la junta de vecinos y presentar presupuestos de instalación para que los vecinos decidan si quieren instalarlo en sus viviendas. Recuerde que para la individualización del consumo de agua no hace falta acuerdo comunitario, ya que todo propietario tiene derecho a poner su contador individual, pero, eso sí, la comunidad de propietarios tampoco puede obligar a ningún propietario a instalarlo, aunque se convocase una junta y se aprobase por mayoría su instalación.

Si no lo instalan todos los vecinos, los propietarios que dispongan de contador pagarán según su consumo, y los que no lo tengan se repartirán el gasto total a partes iguales o por coeficientes, según lo tenga establecido la comunidad, menos el consumo del propietario o propietarios que tengan contadores individuales.
En cuanto al gasto de agua que se destina a la limpieza de las zonas comunes o al mantenimiento de los jardines, hay dos opciones: se puede instalar un contador individual de uso exclusivo para el agua destinada a las zonas comunes, o bien, realizar una estimación del consumo que se destina para el mantenimiento y limpieza de las zonas comunes.

 

Ventajas y desventajas para la comunidad de vecinos

Como ya hemos indicado anteriormente, en cuanto a la instalación de contadores individuales de agua en comunidades, la normativa actual obliga a su instalación divisionaria en edificios comunitarios para medir el agua caliente y cumplir con las exigencias de la Unión Europea en materia de eficiencia energética. En cuanto al agua fría, aunque no es obligatorio a nivel estatal ni europeo instalar aparatos de medida, muchas normativas o reglamentos locales sí lo reflejan.

A la hora de valorar si es mejor instalarlos o dejar el contador general, es conveniente sopesar las ventajas y desventajas de instalarlos en nuestra comunidad. Los inconvenientes de individualizar el consumo es el coste que conlleva la instalación, ya que habría que colocar una conducción de agua por cada vivienda desde su contador, normalmente ubicado en un armario en la planta baja, y subirlo por las zonas comunes hasta la llave de corte general de cada vecino. Además, habría que buscar un espacio en las zonas comunes para ubicar la centralización de contadores.

La mayor ventaja que tiene el decidir individualizar el consumo de agua en una centralización de contadores, además de agilizar el trabajo del técnico que realiza las lecturas para que facture la compañía suministradora, es la concienciación de cada hogar sobre el ahorro de agua porque permite un mayor control sobre el consumo personal de cada unidad familiar, contribuyendo a la eficiencia energética tan importante hoy en día en la mejora de nuestro medio ambiente.

 

Renovación de la instalación de agua en comunidades de propietarios

En cuanto al material adecuado para las conducciones de agua, el CTE (HS-4) estipula que este debe tener características adecuadas para evitar el desarrollo de gérmenes patógenos y no favorecer el desarrollo de la biocapa (biofilm o fina película de microorganismos que se adhiere a la superficie del agua), además de cumplir con requisitos mínimos como la no producción de concentraciones de sustancias nocivas que sean resistentes a la corrosión o capaces de modificar las características del agua que se suministra.

Actualmente existen en el mercado numerosos tipos de conducciones diferentes que cumplen estos requisitos. Estos materiales se pueden dividir en dos grupos:

 

1. Tuberías de Plástico:

    • Existe una amplia gama de materiales plásticos adecuados para la conducción de líquidos y es el material que más expectativas de futuro tiene por su innovación continua. Tienen la ventaja de ser muy económicos y de fácil colocación. Sus paredes lisas impiden la sedimentación en su interior por lo que es menos probable que se atasquen con el tiempo.

      • PE o Polietileno: tiene bajo coste de mantenimiento, es resistente a la corrosión y al ataque de agentes químicos, pero no es recomendable utilizarlo para agua caliente.
      • PEX o Polietileno Reticulado: Tiene las mismas características que las tuberías de PE con la ventaja de que se puede utilizar para calefacción o distribución de agua caliente sanitaria.
      • PVC o Policloruro de Vinilo: muy resistente a la corrosión y no altera la composición del agua, pero no es recomendable para agua caliente ni calefacción porque que a partir de más de 60 ºC se deforma.
      • PPR o Polipropileno: resistente a la corrosión y a los agentes químicos. Es el material que más se utiliza para instalaciones específicas de calefacción y agua caliente sanitaria porque es el que más resiste las altas temperaturas.
      • Multicapa: Probablemente este tipo de tubería es la que más se va a emplear en un futuro por su gran versatilidad. Se fabrica combinando varias capas de materiales plásticos con una capa de aluminio, lo que aporta resistencia y flexibilidad a la tubería y facilita su instalación. Así, también aumenta su resistencia a la corrosión y al ataque de agentes químicos, y su resistencia a las altas temperaturas por lo que se pueden utilizar para calefacción y agua caliente sanitaria.


2. Tuberías de Metal:
 su utilización en conducciones de agua está más limitada porque ha de cumplir con ciertos requisitos de composición del agua para evitar su corrosión. A pesar de que son resistentes a las altas temperaturas y a las altas presiones uno de sus inconvenientes principales es que presentan diferencias en el potencial electroquímico y son instalaciones muy pesadas.

      • Acero inoxidable: Es adecuado para utilizarlo en exteriores pero es el material más caro. Muy resistente a la corrosión en comparación con otros metales, pero si el agua tiene alto contenido en sal se corroen muy fácilmente.
      • Acero galvanizado: Es un poco menos caro que el acero inoxidable y también se puede utilizar en exteriores, pero su montaje es complicado, siempre quedan sedimentos en su interior y se corroen con el agua caliente. Es resistente al fuego por lo que lo es especialmente adecuado para las conducciones de agua contraincendios.
      • Cobre: Este metal tiene propiedades anti-bacterianas por lo que es ideal para conducciones de agua potable. Además, es resistente a la corrosión y en caso de incendio no arde ni libera gases tóxicos como los materiales plásticos. El inconveniente que tiene es que es caro y su instalación, aunque dúctil y maleable, requiere de soldaduras o piezas especiales. Además, hay que tener la precaución de no ponerlo en contacto con el acero porque esto provocaría su corrosión.

 

En cuanto al quórum necesario para la sustitución de las tuberías de agua de la comunidad de vecinos, las tuberías desde el contador hasta la vivienda son de uso privativo según se indica en el artículo 7.1: “El propietario de cada piso o local podrá modificar los elementos arquitectónicos, instalaciones o servicios de aquél cuando no menoscabe o altere la seguridad del edificio, su estructura general, su configuración o estado exteriores, o perjudique los derechos de otro propietario, debiendo dar cuenta de tales obras previamente a quien represente a la comunidad.”

En cambio, en cuanto a las tuberías generales de la comunidad, que se consideran un elemento común, y en base a la casuística de la Ley de Propiedad Horizontal, se requiere la aprobación por mayoría, al tratarse de la sustitución y mejora de un elemento común de la comunidad de propietarios.

 

Normativa

Para realizar este tipo de renovaciones en la instalación de agua, primero tenemos que tener en cuenta la normativa vigente en esta materia. En España hemos de tener en cuenta el Código Técnico de la Edificación CTE, el Real Decreto 314/2006 del 17 de marzo con sus sucesivas modificaciones y directivas europeas como la directiva 2012/27/UE del 25 de octubre de 2012 que tratan sobre la instalación de contadores en instalaciones de refrigeración, calefacción y agua caliente sanitaria, aparte de diversas normas y reglamentos de cada autonomía y municipio en materia de suministro de agua.

¿Quieres conocer el presupuesto aproximado de este tipo de obra en concreto?

Empieza Aqui

Así podrás tener una estimación más correcta del gasto que supondrá para tu comunidad y solicitar presupuestos conociendo las caracteristicas técnicas de la obra sin esfuerzo

¿Te ha sido útil este artículo?

Comunitaria | Comparamos Presupuestos para Comunidades
Menú
Súper Vecina
×
¿Puedo ayudarte?

Send this to a friend