ILUMINACIÓN EN LAS COMUNIDADES DE VECINOS

¿Quieres conocer el presupuesto aproximado de este tipo de obra en concreto?

Empieza Aqui

Así podrás tener una estimación más correcta del gasto que supondrá para tu comunidad y solicitar presupuestos conociendo las caracteristicas técnicas de la obra sin esfuerzo

Las comunidades de vecinos también deben contratar el suministro eléctrico para la iluminación general del portal, el ascensor, el aparcamiento subterráneo, las puertas automáticas y las zonas comunes de la comunidad.

Aunque evidentemente el consumo de luz en una comunidad de propietarios varía en función del tamaño de la comunidad y el número de plantas y viviendas, es obvio que muchas comunidades de vecinos pagan demasiado por la luz de su comunidad. De hecho, en comunidades de propietarios de reciente construcción la factura de la luz supone hasta un 30% del presupuesto anual de la finca, por lo que es imprescindible tomar medidas de ahorro energético que ayuden a reducir el importe de la factura de la luz.

¿Cómo ahorrar en la factura de la luz de la comunidad?

Por lo tanto, como el consumo de electricidad es uno de los gastos principales a los que tiene que hacer frente una comunidad de vecinos, es importante revisar la instalación de las zonas comunes para saber con qué contamos y las opciones que tenemos para mejorar la eficiencia energética en las zonas comunitarias.

El recibo de la luz de la comunidad es muy parecido al que recibe un consumidor individual y también indicará los datos del suministro: a) la potencia suscrita con la compañía, que en el caso de las comunidades de vecinos suele ser trifásica; b) los datos del consumo en las zonas comunes del edificio, c) el alquiler de equipos y d) los impuestos. La diferencia principal es que la potencia contratada y el consumo son superiores a los de las viviendas y que el encargado de recibir la factura es el administrador de la finca o el presidente de la junta de propietarios.

La potencia contratada dependerá de los elementos o servicios comunes que requieran suministro eléctrico y no es lo mismo un inmueble con varios portales, ascensores y puertas automáticas que una comunidad de propietarios sin ningún servicio. Por lo tanto, lo primero que hay que hacer es revisar la potencia que se tiene contratada para saber si se ajusta a las necesidades de iluminación de las zonas comunes. Normalmente las comunidades de vecinos tienen contratada una potencia que sobrepasa con creces las necesidades del edificio, por lo que es aconsejable que un instalador compruebe la instalación eléctrica y haga una estimación de las necesidades de la comunidad. Así, se podrá recalcular la potencia necesaria y ahorrar en la factura de luz sin que se produzcan cortes en el suministro y salte el interruptor de control de potencia ICP a la mínima.

Por otra parte, también es muy importante elegir la tarifa eléctrica más adecuada para la potencia suscrita con la compañía. La tarifa más interesante dependerá del uso y las particularidades de cada comunidad, pero, por ejemplo, a una comunidad en la que el consumo se realice principalmente en horarios diurnos le compensará una tarifa con el término punta más económico, mientras que a una comunidad cuyo gasto más importante sea la iluminación por las noches, le interesará una tarifa con el término valle más barato.
Es aconsejable echar un vistazo al comparador de la CNMC para conocer la comercializadora de luz más económica y encontrar la tarifa más adecuada para las necesidades de su comunidad de propietarios.
Una vez decidida la tarifa de luz más adecuada, el administrador de fincas o el presidente de la comunidad tendrá que ponerse en contacto con la comercializadora y solicitar la contratación de la luz, pero es una gestión gratuita que se puede realizar por teléfono o por correo electrónico.

Además, para ayudar a reducir aún más la factura de la comunidad, también es importante considerar la instalación de detectores de presencia o temporizadores y sustituir las bombillas incandescentes y los tubos fluorescentes por bombillas y tubos LED que ahorran hasta un 80% en el consumo eléctrico.

Evidentemente, antes de emprender cualquier mejora en el sistema de iluminación de la comunidad es imprescindible convocar una junta de vecinos y someter los cambios a votación. Se ha de implicar a todos los vecinos, ofrecer información correcta y contrastada, y comunicar claramente los beneficios que esos cambios tendrían para la comunidad vecinal. Conviene dar preferencia a las inversiones que ofrecen resultados a corto plazo y se rentabilizan antes, y después proponer medidas cuyos resultados pueden tardar más en verse.

 

¿Cómo realizar mejoras en el sistema de iluminación de la comunidad?

Debido a la gran variedad de posibilidades que nos encontramos en el mercado, la implementación de mejoras en el sistema de iluminación es un trabajo arduo, por ello os vamos a detallar en qué consistiría el procedimiento a seguir:

  1. Auditoría: análisis de la situación que concluye en la definición de un inventario real de equipos, una definición del mantenimiento existente, y una valoración de consumo que permite establecer una línea base del impacto económico y energético de la solución de partida.
  2. Estudio de alternativas: donde se realizará un estudio de las variantes tecnológicas, de diseño o de uso, con su respectivo impacto económico y energético.
  3. Proyecto de mejora: Incluye la prescripción de los equipos de sustitución (lámparas, luminarias, equipos, accesorios, alimentación…etc.) , las acciones sobre el sistema de control y las recomendaciones de uso.
  4. Verificación: Monitorización total, parcial o selectiva de la instalación para medir el impacto en el consumo agregado específico de iluminación.

Los dispositivos de iluminación artificial se deberán proyectar en función de la iluminación natural que pueda recibir las zonas comunes del edificio, además de estudiar las necesidades de los usuarios en cada zona. Para ello deberán instalarse además de iluminarias de eficacia energética, sistemas de control y regulación de las mismas.

 

Tecnologías de generación de luz

En la actualidad existen cuatro grandes tecnologías de generación de luz:

  1. Incandescencia: lámparas basadas en un radiador térmico que emite parte de su radicación en espectro visible. Las dos subfamilias principales son las incandescentes y las halógenas, encontrándose las primeras en retirada del mercado.
  2. Descarga: se genera y se estabiliza un arco eléctrico en una atmósfera controlada dentro de un tubo de descarga que, al ionizar el fas, bien emite fotones en aspectro visible (vapor de mercurio, halogenuros metálicos, vapor de sodio) bien excitan un recubrimiento de fósforo que si emiten espectro visible (fluorescentes).
  3. Inducción: se ioniza el cas por inducción en el medio de un potente campo magnético transmitido por una antena alimentada mediante un generador extremo en altas frecuencias .
  4. Estado sólido: Cristales de silicio con fase portadora son dopados con iones salinos de distinta polaridad en ambas caras, de modo que al pasar una corriente continua emite fotones de espectro visible. Son los famosos LEDS y sin duda alguna la tecnología del futuro. Las ventajas que presenta esta última tecnología son un flujo luminoso mayor, eficacia, larga duración, rendimiento de color y temperatura de color.

 

Dispositivos de entrada para el control de la iluminación

Se podrían incorporar uno o varios dispositivos de este tipo a nuestra instalación, siempre buscando la mayor eficacia para nuestra instalación:

  1. Detectores de presencia: los más sencillos son los de infrarrojos o los de ultrasonidos, aunque se recomienda utilizar los de doble tecnología. Hay sensores capaces de auto-aprender patrones de uso. Es importante asegurar el área de barrido efectivo. Son dispositivos muy sencillos que han ahorrado y ahorran mucho dinero.
  2. Sondas de luminosidad de luz ambiente: Muy variados también. Con rangos de uso y ángulos de lectura muy variados. De luz incidente y de luz reflejada. Hay modelos que se clipan en el propio tubo fluorescente y con un kit pueden convertir la propia luminaria en un dispositivo autoregulable. Es importante situar correctamente estos sensores de modo que su lectura sea representativa de las condiciones ambientales y calibrarlo correctamente. No es fácil siempre acertar con la posición de los sensores, menos aún en espacios que van a estar sujetos a cambios en la distribución.
  3. Sondas de luminosidad de luz natural: tienen un rango mucho más alto. Hay sondas interruptoras crepusculares, modelos de fachada y elaborados dispositivos de cubierta que mediante cinco medidas cruzadas pueden fijar la posición del sol y calcular la cantidad de sol que llegaría a cada espacio interior del edificio, cuyos datos geométricos han sido cargados previamente en un software específico.
  4. Relojes astronómicos: Es el dispositivo más sencillo, habitualmente usado en combinación de algún otro sistema de entrada.

Para la correcta ejecución de mejoras en iluminación en comunidades se recomienda contar con el asesoramiento de un técnico que domine la materia y realice un estudio implementando los cambios necesario.

 

Normativa vigente

Antes de plantearse cualquier cambio en el sistema de iluminación de la comunidad, conviene echar un vistazo y conocer las normativas reguladoras de la iluminación:
“Eficiencia energética de los edificios. Requisitos para la iluminación” (EN-15193): normativa que permite calcular el consumo de iluminación estimado de un proyecto.
“ Eficiencia energética de las instalaciones de iluminación” (CTE HE3): normativa que limita el coste energético de las soluciones de iluminación calculadas.
“Seguridad de utilización y accesibilidad” (CTE SUA): normativa que recoge las disposiciones de iluminación mínima y de seguridad.
“Reglamento electrotécnico de baja tensión” (REBT 2002): normativa básica para cualquier instalación eléctrica.
“Compatibilidad electromagnética y marcado CE” (Directiva Europea 2004/108/CE): normativa que afecta a todos los productos industriales con equipos eléctricos.
“Aparatos eléctricos y electrónicos y la gestión de sus residuos” (RD 208/2005): normativa que establece las responsabilidades de cada agente de la cadena de valor en la gestión de los residuos.

¿Quieres conocer el presupuesto aproximado de este tipo de obra en concreto?

Empieza Aqui

Así podrás tener una estimación más correcta del gasto que supondrá para tu comunidad y solicitar presupuestos conociendo las caracteristicas técnicas de la obra sin esfuerzo

¿Te ha sido útil este artículo?

Súper Vecina
×
¿Puedo ayudarte?

Send this to a friend